La dinastía del Mazo

Ramón Zurita Sahagún | guerrerohabla.com

De Frente y de Perfil

La dinastía del Mazo

Ramón Zurita Sahagún

La dinastía del Mazo
Enero 29, 2017 21:57 hrs.
Periodismo Nacional › México Ciudad de México
Ramón Zurita Sahagún › guerrerohabla.com


Seis años hubo de esperar Alfredo del Mazo para convertirse en candidato del PRI al gobierno del Estado de México, entidad que ya gobernaron su padre y su abuelo, que lo hicieron con el mismo nombre.

La diferencia entre el hoy y el ayer (2011) es que las circunstancias en que llega el joven del Mazo son distintas, aunque en ambas la situación se le complica.

Hace seis años, el amago de Eruviel Ávila Villegas de convertirse en candidato de una alianza opositora, en caso de que el PRI no lo apoyara frenó la oportunidad de Alfredo del Mazo. En esta ocasión, la situación empeoró, ya que su partido, el PRI, vive una grave crisis de credibilidad.

Es cierto que dentro de su partido, el diputado del Mazo es el mejor posicionado y que enfrente tendrá adversarios pequeños, ya que desde su partido se alentó que PAN y PRD no pudieran concretar una alianza, pero con todo y ello, no será una campaña fácil, ni mucho menos el convencer al electorado de que el PRI sigue representando una buena opción.

Uno de los grandes contrastes que provoca su nominación es el hecho de que sea familiar del Presidente Enrique Peña Nieto, quien no vive sus mejores momentos políticos ni de popularidad.

Si antes el ser amigo del Ejecutivo en turno o familiar del mismo era sumamente representativo para ser designado y por lo consiguiente convertirse en gobernante, ahora son tiempos distintos.

Ya se comprobó hace pocos años, cuando Luisa María Calderón Hinojosa, recibió todo el empuje desde las instancias del poder para competir por el gobierno de Michoacán y fue derrotada por un candidato sin mayor realce que el ser un aspirante frustrado durante años, ya que Fausto Vallejo Figueroa había perdido casi todas las elecciones en que había participado.

El viejo Fausto como se le conocía (por su apariencia, no por su edad) se sorprendió con su victoria sobre la hermana del Presidente Felipe Calderón Hinojosa, a la que destinaron recursos al por mayor, sin resultados positivos.

Ahora, el candidato del Mazo podría sufrir el mismo efecto, producto del hartazgo ciudadano hacia el PRI, la familia del Mazo y el emblemático grupo Atlacomulco.

De inicio ya no existe un liderazgo dentro de este selecto grupo mexiquense. Isidro Fabela murió hace décadas, Carlos Hank González no le heredó a ninguno de sus hijos el carisma. Emilio Chuayffet Chemor se encuentra alejado de la actividad política y Alfredo del Mazo González vive en Acapulco, alejado de la entidad que gobernó. Si acaso Arturo Montiel Rojas, en alianza con Eruviel Ávila Villegas, detenta algo del poder que llegó a tener dicho grupo.

De los demás personajes pertenecientes a este grupo, pocos han tenido una real influencia y el Presidente Peña Nieto la dilapidó, aunque se salió con la suya de llevar a su pariente como candidato del PRI.

En la nominación del candidato del PRI al Estado de México, se formaron dos grupos, uno que alentaba desde Los Pinos la candidatura de Alfredo del Mazo Maza y otro que desde el Estado de México apostaba por la secretaria de Educación, Ana Lilia Herrera Anzaldo y teniendo como emergente, para una negociación a Carlos Iriarte, el dirigente estatal del PRI.

Se impuso la voluntad desde Los Pinos y se responsabilizó al gobernador Ávila Villegas de llevar al triunfo al cachorro del Mazo, bajo la premisa de que si pierde el PRI esa entidad, se esfuma la pequeña posibilidad de Eruviel de convertirse en candidato presidencial del PRI.

Y parafraseando a José Sosa, aquel viejo dirigente del sindicato petrolero, se advirtió si pierde el PRI en el Estado de México, nos hundimos todos, ya que la catástrofe en la elección presidencial no la evitaría nadie.

Sin embargo, la candidatura de del Mazo Maza ya polarizó a los ciudadanos del Estado de México que advierten como se sigue jugando con ellos, para posicionar a los mismos de siempre.

El abuelo de Alfredo del Mazo Maza, Alfredo del Mazo Vélez, fue el primero de la dinastía en gobernar la entidad mexiquense, cuando bajo la protección de Isidro Fabela, el legendario creador del Grupo Atlacomulco fue habilitado en la política y llevado al gobierno mexiquense.

Del Mazo Vélez fue el sucesor de Fabela, aunque no le tocó ver a su hijo como candidato y mucho menos como gobernador.

Alfredo del Mazo González fue el sucesor de Jorge Jiménez Cantú, del que fue sacado para convertirlo en secretario de Energía y posicionarlo como aspirante presidencial.

Se recuerda que su empecinamiento por ser candidato presidencial creó un gran conflicto, donde sus colaboradores destaparon a Sergio García Ramírez como candidato presidencial del PRI, cuando el seleccionado era Carlos Salinas de Gortari.

Afortunadamente para los priistas, pudieron corregir a tiempo y aunque sufrió en las urnas y se recurrió a la caída del sistema, Salinas de Gortari se convirtió en Presidente de México.

El segundo de los gobernadores nombrados Alfredo del Mazo fe enviado al ostracismo político, aunque volvió en cargos menores y fue enviado como candidato a Jefe de Gobierno en el Distrito Federal, donde fue vencido por Cuauhtémoc Cárdenas.

Hoy su hijo mayor, Alfredo, compite por el gobierno mexiquense y aunque se desconoce el nombre de sus adversarios, tendrá un proceso electoral largo y sumamente pesado, en que convencer a los ciudadanos para que sufraguen por él no será cuestión sencilla.

La oportunidad le llega seis años después y se verá si fue tarde o se encuentra en buen momento para continuar con la dinastía del Mazo en gobernar la entidad mexiquense.

Email: ramonzurita44@hotmail.com

Ver más


Suscríbete

Recibe en tu correo la información más relevante una vez al mes y las noticias más impactantes al momento.

Recibe solo las noticias más impactantes en el momento preciso.

Éste sitio web usa cookies con fines publicitarios, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestra política de uso de cookies.